Kintsugi, como explicó Celia en el primer episodio, es una técnica japonesa que consiste en reconstruir con oro las fracturas de aquellos jarrones de cerámica que se han roto, de modo que esas cicatrices son precisamente las que les aportan valor y pasado. Tito nos cuenta cómo su familia ha afrontado dificultades extraordinarias: apoyándose unos en otros, y reforzando la unidad familiar como compañeros de vida y de por vida.

No hay comentarios.