Kintsugi es una técnica japonesa que consiste en reconstruir con oro las fracturas de aquellos jarrones de cerámica que se han roto, de modo que esas cicatrices son precisamente las que les aportan valor y pasado. Celia se rompió, pero renació de sus cicatrices.